9 enero 2019 Por AppsProyectos 0

Protocolo en la mesa: todo en su orden

Cuando acudimos a una cena formal o a un evento, muchas veces nos hemos fijado en la disposición de la vajilla y los cubiertos. Se trata del protocolo en la mesa y desde Alquileres Events te damos una serie de consejos para no descuidar ningún detalle a la hora de organizar un almuerzo

Todo ese conjunto de modales o de reglas no escritas con las que se identifica una cultura a la hora de comer en grupo, normalmente en un ambiente formal, es lo que se conoce como protocolo en la mesa. Una manera de demostrar la educación y respeto al resto de comensales a la hora de usar de forma correcta tanto los platos, como el resto de los utensilios; así como la correcta organización de un servicio de comidas.

Cuando hablamos del servicio, nos referimos al orden de disposición de los platos que conforman ese almuerzo, así como del trabajo de los camareros para que todo guarde una armonía; perfectamente estudiada. Así, las reglas de protocolo establecen que primero se sirvan los entrantes o entremeses, luego la sopa/crema/puré; para continuar con el plato principal. Como broche de oro final, el postre, frutas o quesos.

Un servicio que comienza atendiendo primero a las damas y, posteriormente, a los caballeros. Partiendo del anfitrión de la velada, se sirve a la primera mujer que se encuentra a su derecha, luego a la que está sentada a la izquierda. Se continúa sirviendo al resto de los invitados siguiendo la dirección contraria a las agujas del reloj.

Guía de protocolo en la mesa: distintas formas de colocarla

Si se trata de una cena o comida informal, se dispone el plato principal con la servilleta y dos tenedores (ensalada y cena), dos cucharas (una para la sopa y otra para la bebida caliente) y un cuchillo a ambos lados. La cristalería la conforman una copa para el agua y otra para el vino.

¿Y si estamos invitados a un almuerzo más formal y protocolario? La disposición de la mesa es más completa ya que se ponen un primer y segundo plato; y otro para el servicio. A su lado, la servilleta como es lógico, así como dos tenedores: el que está al lado izquierdo inmediato del plato es para la cena, mientras que el segundo tenedor estará a la izquierda del otro. Una cuchara para la crema o sopa, una cucharita para el café o té. Un cuchillo para la cena y, si corresponde, se colocará un tenedor y cuchillo especial para el pescado.

La cuchara o tenedor de postre se colocan delante del plato, el plato y cuchillo para el pan se situarán al lado izquierdo, para así poner del lado derecho las copas.

En la mesa de un evento formal y según el protocolo, en cada sitio hay una tarjeta con el nombre del invitado al que corresponde el puesto delante de los utensilios para el postre.

El lenguaje de la cubertería

Mientras está comiendo o cuando haya terminado, el comensal se puede dirigir al camarero con la forma en que coloca su tenedor y cuchillo sobre el plato.

Así, formar una V con el tenedor y el cuchillo sin que estos se toquen, es una pausa que se está tomando el comensal. Si la forma es de cruz, con el tenedor a lo largo y el cuchillo a lo ancho del plato es señal de que hemos acabado el primer plato.

Por su parte, colocar en vertical de forma equidistante el tenedor y cuchillo quiere decir que le indicamos al camarero que terminamos de comer. Pero, si en lugar de dejarlos en vertical, los colocamos horizontal sin tocarse es una forma de expresar nuestro agrado por una deliciosa comida. Poner el cuchillo entre las puntas del tenedor para formar una V es que no nos ha gustado el plato.